La maldición histórica de los cachorros de Chicago.

Los libros del beisbol estadounidense cuentan que entre 1876 y 1886 Chicago White Stockings dominó la insipiente escena profesional con 6 títulos de la liga nacional. Luego de un impasse, con la llegada del Siglo XX y ya bajo la denominación de Chicago Cubs siguió nutriendo el palmarés. Durante el período 1907-1945 fue 10 veces campeón de división y en 2 ocasiones obtuvo la Serie Mundial (1907 y 1908).

Estos datos contrastan con la historia moderna de una franquicia que desde hace más de 60 años sólo acumula decepción tras decepción. Según la leyenda que se extendió con el tiempo, las desdichas comenzaron el 6 de octubre de 1945 cuando un tabernero de la zona lanzó una maldición.

En aquella fecha Chicago Cubs recibió en el Wrigley Field a Detroit Tigers para disputar el cuarto partido de la Serie Mundial, evento que consagra al campeón de la Major League Baseball (MLB). El conjunto local estaba 2-1 arriba en el resultado global y un triunfo lo ponía a las puertas de una nueva consagración.

Hasta el estadio se acercó Billy Sianis, un inmigrante griego dueño de la taberna Billy’s Goat (la cabra de Billy). Iba acompañado de una cabra llamada Muprhy, la que consideraba un amuleto de la suerte y que también servía para publicitar el negocio, ubicado a pocas cuadras de la cancha. Ambos tenían entradas.

En la puerta a Sianis no le permitieron entrar con la peculiar mascota. Ante la negativa Billy exigió hablar con Philip K. Wrigley, dueño de Chicago Cubs. “Dejen entrar a Billy, pero no a la cabra”, ordenó el dirigente “¿Por qué no a la cabra?”, consultó el enojado hincha. “Porque la cabra apesta”, fue la tajante respuesta del directivo. Otra versión señala que Sianis ingresó a la cancha, pero el público le exigió que se retirara por el mal olor que emanaba Murphy.

“Los Cubs no ganarán nunca más. Los Cubs nunca ganarán la Serie Mundial hasta que no le permitan a la cabra ingresar a Wrigley Field”, maldijo un enojado Billy. Créase o no, Chicago Cubs perdió la final con Detroit Tigers (“¿Y ahora quién apesta?”, decía una carta que Billy le envió a Wrigley una vez consumida la derrota) y jamás volvió a clasificar a la Serie Mundial. Así nació la Maldición de la Cabra.

A partir de 1946 y hasta la actualidad las temporadas de Chicago Cubs son un cúmulo de desgracias que sirvieron para alimentar el mito. Por eso en el imaginario popular es visto como un equipo perdedor, lejos de la imagen exitosa de fines del Siglo XIX y principios del Siglo XX.

Como parte del show varias veces se intentó contrarrestar el hechizo, aunque sin éxito. En 1973 Sam Sianis, sobrino de Billy y nuevo propietario del bar, que todavía existe, organizó junto a Dave Condon, periodista del diario Chicago Tribune, una especie de exorcismo. Trasladaron en una limousine blanca a Sócrates, descendiente de Murphy, hasta Wrigley Field. Lo hicieron caminar por una alfombra roja con un cartel que decía “todo está perdonado. Déjenme llevar a los Cubs al título”, pero se repitió la historia: la cabra se quedó afuera y Chicago Cubs protagonizó otro año desastroso.

Durante 1984 se creyó que finalmente la condena se había evaporado. Gracias a la invitación de los nuevos dueños antes del primer partido en Wrigley Field Sam Sianis ingresó al terreno de juego con una cabra. “La maldición esta levantada”, dijo ante un estadio que bramó. A partir de ahí Chicago Cubs enlazó una racha positiva que le permitió ganar el título de división después de 4 décadas. Con ese impulso llegó a la final de la Liga Nacional, paso previo para acceder a la Serie Mundial, ante San Diego Padres.

Chicago Cubs estaba 3-2 adelante en la serie y necesitaba un triunfo más, pero en el momento de la definición falló y se quedó con las manos vacías. Era como si la maldición hubiera esperado hasta último momento para recordarles a los hinchas, jugadores y dirigentes que el fantasma de Murphy todavía estaba dando vueltas.

En 1994 sucedió otro suceso significativo. Chicago Cubs comenzó el campeonato de mala forma y registró la peor racha de la historia como local. Sam Sianis fue a Wrigley Field con una cabra que, ya casi como una tradición, no le permitieron entrar pese a las protestas del público. Gracias a la colaboración de Ernie Banks, ex jugador y miembro del Salón de la Fama, Sianis entró con el animal ¿Qué sucedió? Chicago Cubs logró la primera victoria del torneo. Creer o reventar.

Paralelamente ocurrieron otras situaciones inverosímiles. La más famosa tuvo lugar en 1969 cuando Chicago Cubs, puntero y con un sólido andar, perdió con New York Mets, que marchaba segundo, un encuentro clave. Mientras estaban jugando de la nada apareció un gato negro que plácidamente se paseó por el frente del banco de suplentes de los Cubs. Nadie encuentra una explicación lógica y coherente a este hecho, pero lo concreto es que desde ese momento el conjunto de Chicago tuvo un bajón profundo y dilapidó una temporada que venía siendo altamente positiva.

Como si la humillación de ser el participante de la MLB que más tiempo lleva sin lograr el título (104 años y contando), en 2005 debió soportar que su vecino y archirrival Chicago White Sox ganara la Serie Mundial. Para colmo en el corto plazo el panorama parece no cambiar. Al cierre de este post Chicago Cubs figuraba entre los peores registros de la liga (19 triunfos y 37 derrotas).

Hay quienes sostienen que las desgracias en realidad empezaron cuando Chicago Cubs habría ido a menos en la Serie Mundial de 1918 ante Boston Red Sox, pero la leyenda más aceptada popularmente es la de la cabra. Por eso el “let the goat in” (dejen entrar a la cabra) es el grito de guerra de los hinchas que siguen sin resignarse a terminar de una vez por todas con las penurias.

“Termino todo señores , no tenemos escapatoria” , la maldición termina después de 108 años

 

 

Tuvieron que pasar 108 años y miles de catástrofes para que los Cachorros de Chicago saborearan las mieles del éxito.

Fue en el séptimo juego ante los Indios de Cleveland cuando dio por terminada la maldición al vencerlos 8-7.

Vinieron de abajo 3-1 en la Serie y hoy tuvieron que definir el juego en extra innings.

Un cuadrangular de Dexter Fowler en la primera entrada le brindó la ilusión a la novena de Chicago, que comenzó a atacar desde temprano.

En la tercera empató Indios pero nuevamente en el cuarto inning, Chicago hizo un par de carreras.  Primero Kris Bryant tras elevado de Addison Russell y luego Zobrist luego un doble de Wilson Contreras.

En el quinto inning Javier Baez impactó el madero para volarla del Progressiver Field y anotar la cuarta. La quinta fue en los spikes de Kris Bryant.

Indios anotó un par en la parte baja para dejar la pizarra 5-3 y con mucho juego por delante.

David Ross se despidió como los grandes en el beisbol, en su último juego conectó un cuadrangular para bajarle la moral a los Indios. Era un 6-3 que parecía decisivo.

Aroldis Chapman ya no fue el Super héroe de juegos pasados. El cubano salió en el octavo inning pero un cuadrangular de 2 carreras de Rajai Davis empató los cartones a 6 carreras por bando.

Por cuarta vez en su historia, el séptimo juego de una Serie Mundial se fue a extra innings, con los Cachorros de Chicago y los Indios de Cleveland empatados el 6-6. El partido tuvo que ser interrumpido por la lluvia cuando se disponían a iniciar el décimo.

En el décimo, el chip ganador estuvo del lado de Chicago.

Terry Francona tuvo miedo y le dijo a Bryan Shaw que le diera un pasaporte intencional a Anthony Rizzo. Zobrist siguió en el turno y conectó un doblete remolcador.

Nuevamente Shaw dio un pasaporte intencional a  Addison Russell  y en el siguiente al turno, Miguel Montero con un sencillo sentenció el encuentro al remolcar a Anthony Rizzo.

En la parte baja de la décima la tensión se mantuvo cuando Rajai Davis impulsó a Brando Guyer para el 8-7 con 2 outs.

Pero eso fue todo, Chicago lograría el tercer out y se coronaría luego de 108 años.

El picther ganador fue Aroldis Chapman, Bryant Shaw perdió el juego y Mike Montgomery se apuntó el salvamento.

Se acabó la maldición de la cabra y ahora comenzará una nueva era en Chicago.

fuentes:

http://www.record.com.mx/mas-deportes-beisbol/chicago-se-hace-una-limpia-y-termina-con-maldicion-de-la-cabra

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s